La Señora Garganta

Hace unos días la #pequehumana se encontraba mal de la garganta y para que tomara un poco de miel con limón me inventé este cuento 🙂

Tuve la suerte que le gustó tanto que cantando la canción se tomó todo lo que yo quería jeje. Dice que le encanta la canción y se la ha cantado a la seño… que vergüenza jajaja

En fin, os lo dejo por aquí por si os viene bien 😉

 

Érase una vez, una Garganta que iba por la calle muy bien arreglada, muy contenta y feliz porque iba a casa de su amiga la Nariz.

De repente se puso el día muy lluvioso y frío. Eso le molestó muchísimo porque no se había puesto nada de abrigo y llevaba un paraguas muy pequeñito.

La Señora Garganta fue protestando todo el camino, hablando y hablando sin parar mientras el viento y la lluvia le empapaban pasando mucho frío.

“Ay Señora Garganta, abríguese mucho que ya sabe usted que se puede poner malita y si mantiene la boca abierta con tanto protestar mas mala se pondrá”

Pero ella siguió protestando todo el camino sin prestar atención a lo que le decían los vecinos…

Así pasó el día, estuvo poco tiempo en casa de su amiga la Nariz y rápidamente se marchó a  su casa para cambiarse la ropa mojada y tomarse un caldito bien calentito.

Al día siguiente se encontraba muuuuy mal, tenía muchos dolores y estaba muuuuy roja…

Ayyyy que malita estoy, no me encuentro bien… ayyyy

Iba por la calle muy triste y dolorida cuando se cruzó con una niña amiga suya que le preguntó cómo se encontraba, y la Señora Garganta casi sin poder hablar le dijo lo mal que se sentía y el porqué de su situación…

Ayyy pobrecita Señora Garganta – le dijo la niña- Mi madre siempre me dice una canción para esta situación:

“Miel con limón y un Ibuprofeno que está muy bueno” y la niña, le cantó la canción pegando saltos alrededor de ella “Miel con limón y un Ibuprofeno que está muuuuuy buenooooo”

La Señora  Garganta llegó a su casa y recordó la canción de la niña, y eso hizo que ese día no se le olvidara tomarse un poco de miel con limón y a la hora de acostarse se tomó un Ibuprofeno y sonriendo se dijo para si misma !que está muy bueno! 😉

Dulces sueños…

 

 

La Princesa Cocinitas

   Os presento un personaje de cuento inventado por África y por mí, La Princesa Cocinitas, a partir de este primer cuento, nos gustó tanto, que vinieron mas y mas. Espero que os guste tanto como a nosotros…

Había una vez una Princesa a la que todos llamaban Cocinitas, era muy pequeñita, mas pequeña que un ratón y siempre te la encontrabas en la cocina de los “grandes” haciendo alguna receta o haciendo alguna trastada, pero siempre solía estar en la cocina, le gustaba mucho cocinar…

Un día, como siempre solía hacer, salió por un agujerito de la cocina de “los grandes”. Siempre esperaba a que se hubieran marchado y la casa estuviera sola para salir tranquilamente por su agujerito y mirar lo que habían dejado en la cocina. Le encantaba abrir las bolsas y sorprenderse con los ingredientes, pero sobre todo, lo que más le gustaba era pensar y pensar en qué hacer para sorprender a “los grandes” con sus recetas originales y coloridas.

Así que salió de su agujerito y muy dispuesta fue hacia la bolsa que había encima de la encimera. Era grande y estaba muy llena por lo que se frotaba las manos deseando meterse dentro a husmear… pero de repente algo le llamó la atención, un movimiento en la cocina… ¿lo había imaginado? su pequeñito cuerpo tembló con la idea de que un animal enorme entrara en la cocina, ¿sería un gato? o peor ¿un perro? ufff que miedo, y se escondió detrás de azucarero y esperó a ver si escuchaba o veía algo extraño… ¡otro ruido! y ¡otro! miraba de un lado para otro pero no veía a nadie hasta que “CATAPLOMMM” delante de ella apareció un ratón, se miraron y los dos gritaron a la vez.

“Ahhhrrrrggg” gritó ella y de un salto se calló de culo al suelo ¡PLOMMM!

“jajajajaja jajajaja ” el ratón no paraba de reír, “te has caído del susto, jajaja jajaja ”

“No te rías ratón, me has dado un susto enorme!” Cocinitas  se enfadó y cruzó sus bracitos.

“Jajaja no te enfades, no te enfades, es que no puedo parar de reír, yo también me he llevado un susto enorme, jajaja jajaja” el ratón se tiró al suelo y siguió riendo mirando a la niña con tanta gracia que ella también comenzó a reir. Y terminaron los dos riendo sin parar del susto tan grande que se habían llevado.

Cuando dejaron de reír, el ratón se presentó a la Princesa y le dijo que se llamaba Ton Tón, el Ratón Ton Tón, y ella le dijo que se llamaba Cocinitas,  peeeeero no le dijo que era Princesa porque quería que no se asustara y dejara de hablarle.

Desde ese día, la Princesa Cocinitas y el Ratón Ton Tón se hicieron grandes amigos y pasaron muchas aventuras juntos, pero eso será en otro cuento porque aquí y ahora este cuento se ha acabado 😉

Dulces sueños…

 

 

 

Cuentos Inventados

En mi familia hacemos algo a lo largo de los años, de generación en generación, que nos encanta seguir haciendo y es Contar Cuentos Inventados.

Resulta que mis antepasados no sabían escribir ni leer, por desgracia el acceder al colegio para ellos fue muy difícil por no decir imposible y se contaban los cuentos a los niños de memoria 🙂

Llegó el momento en el que El cuento de Caperucita Roja tenía un final diferente, después se hacía amiga del Lobo y así iban cambiando según quién lo contara…

Yo descubrí lo que ocurría cuando un día en el colegio “la Seño” dijo que La Bella Durmiente se llamaba Aurora y que después de 100 años había despertado… fue un shock… ¿cómo? ¿qué? ¿dónde? ¿quién? ¡¡¡¿aurora?!!!  jajaja, ahora me río pero fue un impacto total en mi mundo infantil 😉

Mi madre me contó lo que ocurría y me gustó la idea. Me enseñó la  capacidad de las personas para adaptarse a las situaciones por hacer feliz a un niño… personas sin cultura, sin leer, sin saber escribir les contaban a sus hijos cuentos escuchados a los que les inventaban lo que no se acordaban… genial… eso tenía que seguir haciéndolo yo… aunque he cambiado un poco la tradición…si… me impactó mucho no saber los cuentos de Siempre… 😉

A mi peque le he contado los Cuentos de Siempre pero también Cuentos Inventados… ¿y sabéis una cosa? Cuando mi #peque se va a dormir me pide cuentos inventados e incluso a veces ella elige los personajes… es un trabajo extra para nosotros pero merece la pena ver su carita de ilusión cuando los protagonistas son ella y sus amigos o primos…

Aquí escribo los que le voy contando, mas bien los que me acuerdo 😉

Espero que os gusten…