No renuncio

Quizás puedes cuidar de tus hijos, de disfrutar “de” tus hijos, de pasar tiempo con ell@s…

Quizás puedes llevarlos al cole, a las actividades extraescolares, al parque, de paseo…

Quizás tu hij@ haga los deberes contigo, te puede preguntar sus dudas, contarte la pesadilla que tuvo anoche…

Quizás puedas estar a su lado cuando está malit@ y puedes abrazarle cuando tiene miedo…

Si éste es tu caso ¡Enhorabuena! eres de los pocos privilegiados que puede hacerlo…

Seguro que te gustaría estar en todos esos momentos, y seguro que en la mayoría puedes estar, aunque estés cansado, aunque te caigas de sueño o bien estés estresado porque tienes que salir pitando para el trabajo…

Y si, hablo en “masculino”, porque aunque las mujeres/madres/trabajadoras lo tenemos muy mal para poder conciliar la vida familiar, con el hombre/padre/trabajador ya no te digo…

Cada vez se lucha mas por la conciliación familiar de las mujeres pero, ¿y los padres? esos seres que tienen menos de 1 mes para estar con su bebé recién nacido, y que cuando se pone malit@ no puede quedarse en casa porque lo normal, culturalmente, es que se quede su madre ya que lo “normal” es que el padre se marche a trabajar…

Lo “normal” es que el padre trabaje y esté presente “si puede” en todos los acontecimientos importantes en la vida de sus #peques…

Hoy es el cumple de mi #pequehumana, 5 años, casi ná… hoy su padre ha podido llevarla al cole y ¿sabéis que? ha disfrutado mas él que ella 🙂

Aquí tenéis una prueba…

fotocumple

Desde que se ha despertado lo único que quería era ver a su papá ya que está acostumbrada a que cuando se despierta ya se ha marchado… cuando le ha visto se ha puesto supercontenta y ya ha sido todo alegría y felicidad porque “su papá iba a llevarla al cole”…

Tenemos que luchar por la #conciliación ¿tú que piensas?

#norenuncio #yoconcilio

Anuncios

La Señora Garganta

Hace unos días la #pequehumana se encontraba mal de la garganta y para que tomara un poco de miel con limón me inventé este cuento 🙂

Tuve la suerte que le gustó tanto que cantando la canción se tomó todo lo que yo quería jeje. Dice que le encanta la canción y se la ha cantado a la seño… que vergüenza jajaja

En fin, os lo dejo por aquí por si os viene bien 😉

 

Érase una vez, una Garganta que iba por la calle muy bien arreglada, muy contenta y feliz porque iba a casa de su amiga la Nariz.

De repente se puso el día muy lluvioso y frío. Eso le molestó muchísimo porque no se había puesto nada de abrigo y llevaba un paraguas muy pequeñito.

La Señora Garganta fue protestando todo el camino, hablando y hablando sin parar mientras el viento y la lluvia le empapaban pasando mucho frío.

“Ay Señora Garganta, abríguese mucho que ya sabe usted que se puede poner malita y si mantiene la boca abierta con tanto protestar mas mala se pondrá”

Pero ella siguió protestando todo el camino sin prestar atención a lo que le decían los vecinos…

Así pasó el día, estuvo poco tiempo en casa de su amiga la Nariz y rápidamente se marchó a  su casa para cambiarse la ropa mojada y tomarse un caldito bien calentito.

Al día siguiente se encontraba muuuuy mal, tenía muchos dolores y estaba muuuuy roja…

Ayyyy que malita estoy, no me encuentro bien… ayyyy

Iba por la calle muy triste y dolorida cuando se cruzó con una niña amiga suya que le preguntó cómo se encontraba, y la Señora Garganta casi sin poder hablar le dijo lo mal que se sentía y el porqué de su situación…

Ayyy pobrecita Señora Garganta – le dijo la niña- Mi madre siempre me dice una canción para esta situación:

“Miel con limón y un Ibuprofeno que está muy bueno” y la niña, le cantó la canción pegando saltos alrededor de ella “Miel con limón y un Ibuprofeno que está muuuuuy buenooooo”

La Señora  Garganta llegó a su casa y recordó la canción de la niña, y eso hizo que ese día no se le olvidara tomarse un poco de miel con limón y a la hora de acostarse se tomó un Ibuprofeno y sonriendo se dijo para si misma !que está muy bueno! 😉

Dulces sueños…

 

 

Garbanzos con Arroz al Curry (Vegetariano)

Hoy estoy muy contenta porque os presento una nueva Videoreceta en colaboración con los chicos de La Alacena del Mercado. ¡Sois geniales!

Es muy fácil de hacer (como veréis 😉 ) y sobre todo muy rica y llena de vitaminas.

A mi #pequehumana le encanta y a nosotros no os digo nada, mejor la probáis y me decís lo que os ha parecido 🙂

Esta receta es Vegetariana pero podéis hacerle todos los tuning que queráis, unas gambas o pollo seguro que quedan geniales.

¡A disfrutar!

Puedes ver la VIDEORECETA pinchando en el siguiente enlace 😉

 

Y aquí tenéis la receta paso a paso:

garbanzoscurry

 

INGREDIENTES:

* 100g de Arroz redondo de La Alacena del Mercado.

* 100g de Garbanzos Andaluz de la Alacena del Mercado.

* 1 litro de Caldo de cocer los garbanzos.

* 1 ajo.

* 1 pimiento verde.

* 1 cebolla.

* 1 cucharada de Curry de La Alacena del Mercado.

* 1 cucharada de Colorante Alimentario de La Alacena del Mercado.

* 6 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Gil Luna de La Alacena del Mercado.

* 1 cucharada de sal (a gusto) de La Alacena del Mercado.

PREPARACIÓN:

1. En una olla exprés cocemos los garbanzos durante aproximadamente 20 minutos. Si previamente no los has puesto en remojo es necesario echarles mas agua, (ya que la necesitarán para estar blanditos). A mi me gusta dejarlos en remojo aunque sea unas horas ;).

2. Cuando estén cocidos reservamos los garbanzos y el agua de cocción, cada uno separados.

3. En una sartén sofreímos la cebolla junto con el pimiento y el ajo todo muy picadito junto con el Aceite de Oliva Virgen. Dejar que esté todo bien pochadito.

4. Incorporamos el arroz junto con el curry y el colorante alimentario. Removemos bien para que coja todo el sabor.

5. Le agregamos el caldo de haber cocido los garbanzos y dejamos aproximadamente unos 10 minutos a fuego medio ya que en ese momento agregaremos los garbanzos y la sal y dejamos que termine de hacerse el arroz.

6. Debe quedar casi sin caldo, como mostramos en la foto.

! A disfrutar!

Receta gracias a www.saborybienestar.com

 

 

 

La Princesa Cocinitas

   Os presento un personaje de cuento inventado por África y por mí, La Princesa Cocinitas, a partir de este primer cuento, nos gustó tanto, que vinieron mas y mas. Espero que os guste tanto como a nosotros…

Había una vez una Princesa a la que todos llamaban Cocinitas, era muy pequeñita, mas pequeña que un ratón y siempre te la encontrabas en la cocina de los “grandes” haciendo alguna receta o haciendo alguna trastada, pero siempre solía estar en la cocina, le gustaba mucho cocinar…

Un día, como siempre solía hacer, salió por un agujerito de la cocina de “los grandes”. Siempre esperaba a que se hubieran marchado y la casa estuviera sola para salir tranquilamente por su agujerito y mirar lo que habían dejado en la cocina. Le encantaba abrir las bolsas y sorprenderse con los ingredientes, pero sobre todo, lo que más le gustaba era pensar y pensar en qué hacer para sorprender a “los grandes” con sus recetas originales y coloridas.

Así que salió de su agujerito y muy dispuesta fue hacia la bolsa que había encima de la encimera. Era grande y estaba muy llena por lo que se frotaba las manos deseando meterse dentro a husmear… pero de repente algo le llamó la atención, un movimiento en la cocina… ¿lo había imaginado? su pequeñito cuerpo tembló con la idea de que un animal enorme entrara en la cocina, ¿sería un gato? o peor ¿un perro? ufff que miedo, y se escondió detrás de azucarero y esperó a ver si escuchaba o veía algo extraño… ¡otro ruido! y ¡otro! miraba de un lado para otro pero no veía a nadie hasta que “CATAPLOMMM” delante de ella apareció un ratón, se miraron y los dos gritaron a la vez.

“Ahhhrrrrggg” gritó ella y de un salto se calló de culo al suelo ¡PLOMMM!

“jajajajaja jajajaja ” el ratón no paraba de reír, “te has caído del susto, jajaja jajaja ”

“No te rías ratón, me has dado un susto enorme!” Cocinitas  se enfadó y cruzó sus bracitos.

“Jajaja no te enfades, no te enfades, es que no puedo parar de reír, yo también me he llevado un susto enorme, jajaja jajaja” el ratón se tiró al suelo y siguió riendo mirando a la niña con tanta gracia que ella también comenzó a reir. Y terminaron los dos riendo sin parar del susto tan grande que se habían llevado.

Cuando dejaron de reír, el ratón se presentó a la Princesa y le dijo que se llamaba Ton Tón, el Ratón Ton Tón, y ella le dijo que se llamaba Cocinitas,  peeeeero no le dijo que era Princesa porque quería que no se asustara y dejara de hablarle.

Desde ese día, la Princesa Cocinitas y el Ratón Ton Tón se hicieron grandes amigos y pasaron muchas aventuras juntos, pero eso será en otro cuento porque aquí y ahora este cuento se ha acabado 😉

Dulces sueños…

 

 

 

Julia (6 años)

Se acerca el cumpleaños de mi hija, de la #pequehumana, va a cumplir 5 añitos y eso me ha recordado una #ocurrencia de una niña a la que conocemos, que se llama Julia.

Julia tiene 6 años y su mamá, el año pasado, me contó esta conversación.

Fue muy sorprendente escuchar lo que me dijo, sobre todo porque es muy pequeña.
La primera reacción fue partirnos de risa viendo la ocurrencia que había tenido y sobretodo por lo mayor que parece.
Los niños son geniales ¿no lo creéis?

Ahí va su #ocurrenciapeque:

“Mamá no quiero cumplir años…”

“¿Por qué guapa?” Su madre se quedó extrañada porque nunca había escuchado que un niñ@ no quisiera cumplir años.

“Porque si cumplo años es que estoy creciendo, si crezco, es que tú te estás haciendo cada vez más viejecita y si te haces más viejecita, te vas a morir… y no quiero que te mueras mami…”
“No, no quiero cumplir años…”

Julia (6 años)

África (4 años)

 

Me gustaría empezar contando una #ocurrencia de mi #pequehumana, pero primero me gustaría que la conozcáis …

Se llama África, actualmente tiene 4 años. Es idéntica a su #padrealobao, en su forma de ser como físicamente. Cuando se juntan los dos es una bomba de relojería, una bomba que me encanta, disfruto muchísimo escuchando sus conversaciones y sus juegos… tengo mucha suerte…

Creo que tiene pocas cosas de mí, menos mal  jajaja.

Me enamoré de ella desde antes de nacer y cada día que pasa descubro que aunque parezca mentira, mi amor crece y crece…

…algún día explotaré y saldrán serpentinas de colores 😉

Otro día contaré su gestación y nacimiento, pero eso será otro día…

Hoy toca una #ocurrenciapeque que espero os haga sonreír:

Estábamos en casa, la #pequehumana estaba jugando a los médicos con la #pequeperruna y se quedó mirando a su padre y se acercó a él…

“Papá, te voy a tomar la Atensión”.

Se acercó a él con su maletín de Doctora, sacó su Aparato de la Tensión y muy seria fue dándose “autoinstrucciones” sobre lo que tenía que hacer… poco a poco le fue poniendo el Tensiómetro en el brazo y le dio unas cuantas veces a la burbujita para que le apretara. Se lo quitó y le dice…

“Papi, estás muy mal, muuuuy mal, no, no, no… Tienes muy mal la Atensión, uff, uff” con carita de preocupación y moviendo la cabecita…

“Pero, ¿que me pasa Doctora?” el #padrealobao la miraba aguantando la risa.

Entonces ella se pone los brazos en “jarras” haciendo como que estaba enfadada y le dice:

“Papi, es que así no puedes seguir, tienes que prestar mas ATENSIÓN”

África, 4 años.

Está de mas decir que soltamos una carcajada los dos a la vez, no nos esperábamos esa contestación jajaja. Después le explicamos que no era un Aparato de la Atención, sino de la Tensión y para lo que servía, y se quedó muy asombrada jajaja.